Joomla 3.5 Templates by FatCow Complaints

El día en que los árboles van a sorprender usted

Publicado: Domingo, 24 Octubre 2010
 
A veces, en nuestras vidas, somos atacados por lo obvio. Si bien eso no significa que no ha estado siempre a una pulgada de nuestro nariz, pero donde alguien, de forma inesperada, lo hizo visible en nuestro entendimiento. O de una circunstancia imprevisible que ha abierto las grietas en un bloque cualquier, donde ahora la luz del entendimiento pode iluminar con franqueza.
 
Y no pocas veces, en una sencillez impresionante, por simple cambio de perspectiva: en un cierto espacio-tiempo, un nuevo punto de vista en la percepción. Obviamente, de variables significativas.
 
En esta última hipótesis se encaja el último caso con un intelectual, un escritor bien conocido de los medios de comunicación portugueses, que se transcribe abajo.
 
El árbol (como todas las plantas en general) es un fiel compañero, pero en silencio (al parecer), de nuestra vida cotidiana, se integrando de forma natural en el entorno familiar que nos rodea. Sigue con nosotros, tiene una presencia benéfica, incluso entre las gigantescas montañas de cemento más importantes de los complejos urbanos. Por todo y nada, estamos muy agradecidos en deuda con los árboles veces sin cuenta.
 
Resulta que hay civilizaciones en otros lugares que aún se reconoce más las virtudes, por ejemplo, que en lo general la media occidental se ha olvidado. Tal vez por las faltas histórico-geográficas a través del cual pasa y sigue siendo; habiendo acasos. Así, alrededor de ellos, en este planeta de contradicciones tan singular, son cada vez más cómunes, a todos, abusos a este respecto. Una espiral vertiginosa de amnesia contagiosa, muy extendida.
 
El reconocimiento, de que ella interactúa con nosotros cognitiva, afectiva y volitiva en la comunidad científica, es un hecho. Estudios de laboratorio han demostrado su competencia, y es una garantía. Sin embargo, el obstáculo que se interpone por mala fortuna, son los que duermen en sus cajones. La presión del statu quo de una ola desenfrenada de las conveniencias y las garrapatas de la vergüenza o la vanidad habitual se aprovechan por ahora. Y el tiempo, a salir de este letargo, se arrastra. No debemos perder la paciencia, sin embargo. Y, entonces, siempre habrá esperanza de una visión sapiente global que viene. Vamos a esperar! En silencio...
 
Ahora vamos a pasar a la entrevista que nos ha tocado. Hacemos hincapié a la sensibilidad de filigrana de delicadeza al describir el mundo de los árboles. Una elección brillante de la carga de cada palabra. Al milímetro. Se levanta el imaginario y penetra en nosotros una atmósfera nostálgica. Etérea. Embalamos en las alas de los árboles de nuestras vidas.

                                 

                                                Creo que los árboles hablan!”
 
 
 
 
Entrevista * Al escritor que le gusta sentarse y observar los árboles:
                       
“Yo estoy allí para ver las hojas. Creo que hablan! …”

Un viaje a Indonesia le trajeron el gusto de mirar los árboles. Le gusta registrar los movimientos de las hojas, estudiar sus troncos, las ramas y él piensa de verdad que ellas hablan. Él no es un hombre "ecológico de la ciudad", dice, ni puede imaginar la naturaleza intocable, pero nunca escribió nada en el tronco de un árbol.

     Alguna vez ha plantado un árbol?

Sí. Muchas. Almendros, en su mayoría. Y los árboles de manzana, dos árboles de cerezo y un árbol de la camelia. La camelia es más divertida porque le llaman "japoneira" en mi tierra. Yo planté árboles de almendra y manzana con mi abuelo, en el río "Douro". Debería tener 14 o 15 años, no prestaba mucha atención o no he dado una gran importancia.
 
     ¿Por qué?

Era un trabajo duro. Yo ayudaba a mi abuelo, no hacia literatura ...…
 
     ¿Cómo empezaste a mirar los árboles?

Recuerdo que cuando yo estaba en Indonesia en una visita al jardín botánico. La gente salía de la ciudad, subía la montaña, en coche, buscaban los árboles y las miraban. Se sentaban bajo los árboles, frente a un lago, y miraban los árboles alrededor. Almorzaban en la hierba, se acercaban y se sentaban de nuevo para mirar a los árboles, contemplando. Eso fue algo un poco extraño para mí - y pregunté a alguien lo que estaban haciendo allí. El hombre me miró muy sorprendido:

     “Ellos están mirando los árboles! ”
   
Vi los árboles, durante mi infancia. Eran robles, castaños, pinos, bosques muy densos en la tierra de mi madre, o los picos de las sierras (la montaña de "Reboredo", una de las más bellas de Portugal) lleno de enebros y robles, en la tierra de mi padre. Yo sabía sus nombres, y los distinguía, y incluso he organizado varios herbarios. Pero yo nunca había asistido a ese espectáculo conmovedor de ver a la gente (en las familias o solos) sentados delante de los árboles. Sólo verlos, observando con ellos, vendo la follaje, sintiendo el flujo del viento. Desde ese momento me convertí en un observador de árboles.
 
     También cumple con ese ritual, como sentarse cara a los árboles?

¡Sí! Nunca me había dado cuenta de todos los árboles en los jardines de la Fundación Gulbenkian, por ejemplo. Es un momento de gran calma, como: sentarse, quedarse allí, haciendo un registro de los movimientos de las hojas de los árboles, examinando el tronco, ramas, y el paso del tiempo. Nos hace muy tranquilos.

     ¿Qué aspectos le llaman la atención?

El tamaño, el follaje, el silencio, cualquier melodía, alguna. Creo que hablan. La gente debe pensar que es ridículo, pero me gusta moverme entre los árboles. La tierra de mi madre, al lado de "Vinhais" ("Ousilhão") tiene una gran concentración de castaños, robles, fresnos, álamos - además es un gráfico de botánica, se trata de un mapa geográfico sentimental.

     ¿Alguna vez escribiste en los troncos de árbol?

Parece imposible, pero nunca he escrito nada. Esas cosas del corazón? Nunca. Creo que yo podría tener escrito una fecha, y un año más tarde ver cómo había evolucionado el grafo ..

     ¿Ya has inventado historias debajo de un árbol?

Sí, todos ya hemos inventado. Vemos una frase grabada en el tronco, un corte hecho con un cuchillo o hacha. Yo no soy un "hombre ecológico de la ciudad", no puedo imaginar una naturaleza intocable.

     ¿Cuál es el árbol de tu vida?

Tengo varios. Robles necesariamente. El musgo de los robles que se levanta en sus troncos. Los castaños. Los fresnos. En Lisboa hay muchos "jacarandás" y, los árboles, me dan rizas, es una especie de invasión de fluoxetina a la ciudad ... un Prozac. El laurel de la "Madeira" de la ciudad. La Cryptomeria de los "Açores" (que son japoneses ...). Los sauces en las orillas del río. Son los árboles esenciales..  



* Francisco José Viegas es un galardonado escritor y un excelente cocinero, ha sido periodista, ahora es columnista y director del "Ler", y director editorial de la "Quetzal". Con 48 años, acaba de debutar en la literatura infantil con ... "Se eu fosse ... Nacionalidades ". Por María Inés Almeida.
 

Revista Sábado (Semanal), No.324 - 15 a 21 de julio de 2010; Páginas 1, 2 y 3 del Suplemento Primera opción.
 
 
 
  
 
 
Visto: 6336